Es importante poder reflexionar sobre el tipo de vínculo afectivo  que tenemos con nuestros hij@s, qué vínculos creo con mi pareja y qué vínculo tengo conmig@ mism@. Los tres son cruciales, en la interacción de los mismos, por lo que es necesario buscar un espacio físico y tangible para cada uno de ell@s, sin excusas. 

De esta manera, educar conscientemente es usar la creatividad para hallar soluciones. Es de vital importancia si queremos que nuestros hij@s gocen de salud mental, crean en sí mismos y le encuentren sentido a la vida. 

Buscar la posibilidad de estar en la vida, de enseñar jugando, pensemos además que los juegos de los niñ@s no son tan solo juegos, y es preciso considerarlo como sus más serias actividades. 

Y usar  la creatividad que nos permite la vida diaria: la hora de la comida, la hora de recoger, el baño, el ir a dormir, etc. 

Y sobretodo observar la importancia de las creaciones artísticas en todo su gran abanico de posibilidades, como la importancia de contemplar las cosas en silecio, o sin necesidad de hacer nada más.

Menos es más.